Comunicación interdepartamental: del aislamiento al enriquecimiento


En Grupo Guiar, las relaciones entre miembros de un mismo equipo son importantes, pero también son tremendamente indispensables las relaciones entre los departamentos de la nuestra organización.

Una de las causas más frecuentes de descontento, que habitualmente obtiene notas muy bajas en las encuestas de satisfacción, es precisamente la escasa o nula comunicación interdepartamental.

Aunque no parezca un problema realmente prioritario desde el punto de vista de la gestión de un equipo, debemos preguntarnos: ¿qué aporta una buena comunicación entre departamentos para que sea tan importante?

1. Un departamento no es una isla

Un departamento es más bien un barrio de una ciudad. Es más o menos autodependiente en algunos temas del día a día, pero necesita de los demás barrios para sobrevivir al estar englobado en una estructura administrativa más amplia.

La percepción de isla que muchas veces se tiene en los departamentos lleva al aislamiento. Y cuando un equipo no se siente parte de un todo se pierde la noción de conjunto y, así, cualquier posibilidad de compromiso hacia la organización.

2. Conocer a otros profesionales es enriquecedor

Son raras las personas que no gustan de conocer el trabajo de los demás. La cuestión es, precisamente, aprender de los labores de otros para saber cómo mejorar el tuyo. Es más, saber la forma en la que funcionan otros departamentos dentro de la misma empresa es la mejor manera de obtener ideas para saber cómo mejorar el propio.

A fin de cuentas, la mayoría de trabajadores son personas de un nivel similar que desempeñan su trabajo en un entorno similar. El intercambio de información en estas circunstancias resulta beneficioso de una forma muy directa.

3. Compartir puntos de vista hace mejorar el trabajo

Aunque las tareas de dos personas pertenezcan a departamentos diferentes, pueden estar firmemente ligadas. Lo habitual es que los departamentos tengan uno o varios proveedores y clientes internos, es decir, el producto de su trabajo está orientado a otros departamentos o miembros de la misma empresa.

Compartir puntos de vista sobre el trabajo con otros departamentos nos permite ponernos en la piel del otro y pensar por un momento cómo somos percibidos nosotros mismos, cómo es percibido nuestro departamento y nos da pistas para saber cómo mejorar de forma casi inmediata.

Al fin y al cabo, si podemos hacer más sencillo el trabajo de nuestros clientes y proveedores internos, haremos más sencillo el trabajo de nuestro departamento de forma indirecta.

4. Las relaciones personales son el pegamento de una empresa

Tener un equipo cohesionado sirve de poco si no se siente igual de unido a otros departamentos. No es lo mismo tener que colaborar con un departamento del que solo sabes que envían documentación a colaborar con un departamento donde hay personas que aprecias y con las que te llevas bien.

Esto no solo mejora el clima laboral, sino que mejora de manera espectacular la resolución de incidencias. Cuando una piedra entra en nuestro sistema de producción y surgen los problemas, la mejor fuerza a la que podemos apelar es la voluntad de todos los implicados para colaborar en resolverlo. Si percibimos que estamos todos en el mismo barco y apreciamos personalmente a la gente con la que tenemos que trabajar codo con codo, toda política queda diluida.

#Comunicación #ComunidadGuiar

58 vistas0 comentarios