¿Por qué debemos dejar de comer comida chatarra?


Vivimos en una época en la que todo sucede a gran velocidad. El ritmo y estilo de vida de la sociedad moderna nos hacen vivir con estrés y prisas. Todo parece ser urgente e, incluso, comemos sin la tranquilidad con la que deberíamos hacer.

Es muy común consumir alimentos de baja calidad: La comida chatarra o comida basura ya está instaurada en nuestra dieta.

¿Qué es la comida chatarra?

La comida chatarra se caracteriza por ser procesada, muy apetitosa y visual, barata y pobre en nutrientes. Además, siempre tiene grandes campañas de publicidad dirigidas a sectores vulnerables de la población.

Definimos como comida basura todos aquellos productos procesados que están compuestos de:

  • Altos niveles de grasas y aceites vegetales refinados

  • Aditivos alimentarios: colorantes artificiales, potenciadores de sabor, conservantes, etc.

  • Azúcares

  • Condimentos

  • Exceso de sal refinada

Todas estas sustancias son perjudiciales para la salud y, además, crean adicción, ya que estimulan el apetito y la sed. Este efecto hace que, cuanta más comida chatarra comamos, más ansias tengamos por seguir consumiéndola.

Esto nos hace entrar en un círculo vicioso del que solamente podemos salir si eliminamos estos alimentos por completo de nuestra dieta.

Riesgos para la salud

1. Aumenta el colesterol

Una dieta saludable puede prevenir la aparición de colesterol. La alimentación influye en gran medida en el aumento o disminución del colesterol en la sangre.

Las grasas hidrogenadas que ingerimos con la comida chatarra se metabolizan en el organismo y pasan a la sangre, donde provocan un incremento del colesterol malo (LDL). Por lo tanto, aumenta el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular, ya que el incremento de azúcar en sangre lesiona los vasos sanguíneos y los inflama. El colesterol malo (LDL) se adhiere a las paredes de las arterias e impide el flujo de sangre que llega al corazón, incrementado las posibilidades de sufrir un infarto si la obstrucción es grande.

2. Causa obesidad

Con la aparición de la comida chatarra existe una tendencia a consumir alimentos hipercalóricos, con exceso de grasas y azúcares y una falta total de nutrientes como vitaminas y minerales.

Todo esto ha provocado que la población aumente de forma alarmante los índices de obesidad y las enfermedades derivadas de ello.

Esto sucede, sobre todo, en los países occidentales, que es donde más se consumen este tipo de productos. Además, los niños los tienen al alcance con mucha facilidad.

3. Su abuso puede causar depresión y fatiga crónica en jóvenes

Una alimentación saludable es fundamental para regular los cambios hormonales en la adolescencia. El abuso de comida chatarra y su carencia nutritiva puede predisponernos de manera directa a padecer depresión y estados de apatía o desánimo.

Al no aportar las proteínas y vitaminas que el organismo requiere para su buen funcionamiento, el consumo continuo de comida basura también puede provocar fatiga crónica. Los niveles de energía son tan precarios que cualquier actividad o esfuerzo termina siendo muy difícil de llevar a cabo.

4. Provoca problemas digestivos

La comida chatarra, por lo general, suele elaborarse mediante procesos a altas temperaturas, en especial en frituras. El aceite que ingerimos de estos alimentos fritos se queda en las paredes del estómago. Esto provoca un aumento de la producción de ácido, el cual irrita el estómago y crea un reflujo gástrico.

Al no contener apenas fibra y ser alta en grasas saturadas, esta comida rápida obstaculiza los procesos digestivos y hepáticos y, por consiguiente, aumenta el riesgo de sufrir hemorroides y de estreñimiento. Además, también puede causar úlceras pépticas y cáncer de colon.

El abuso de la comida basura produce en muy poco tiempo efectos dañinos para nuestro organismo, similares al los del abuso de alcohol y otros hábitos tóxicos. Por este motivo recomendamos, desde hoy, optar por una alimentación más natural y saludable.

#SaludFísica #AdrenalinaGuiar

0 vistas