¿Por qué se corren 42 km en los maratones?


Todo el mundo habla del maratón pero pocos saben el origen de la distancia olímpica. ¿Te acabas de enterar que la distancia de un maratón son 42.195 metros? No te preocupes, muchos no lo saben.

Cada día, más personas deciden participar de un maratón y si bien la mayoría cree que consiste en correr 42 kilómetros, lo cierto es que la distancia oficial para esta competencia es de 42.195 metros.

¿Cuál la razón de este número tan extraño? ¿Por que hay que correr 195 metros extras?

La leyenda del maratón

En la ciudad griega de Atenas, las mujeres esperaban saber si sus maridos salían victoriosos o derrotados en la batalla en la llanura de Maratón (lugar ubicado aproximadamente a 42 km) debido que sus enemigos persas habían jurado que tras vencer a los griegos irían a Atenas a saquear la ciudad, y sacrificar a las niñas.

Al conocer esto, los griegos decidieron que si las mujeres de Atenas no recibían la noticia de la victoria griega antes de 24 horas, coincidiendo con la puesta del Sol, serían ellas mismas quienes matarían a sus hijos y se suicidarían a continuación. Los griegos ganaron la batalla, pero les llevó más tiempo del esperado, así que corrían el riesgo de que sus mujeres, por ignorarlo, ejecutasen su plan.

El general ateniense Milcíades el Joven decidió enviar un mensajero a dar la noticia a la polis griega. Y aquí se mezcla la historia con la leyenda: Filípides, además de haber estado combatiendo un día entero, tuvo que recorrer una distancia de casi 40 km para dar la noticia, puesto que la ciudad de Maratón está al noroeste de Atenas. Tomó tanto empeño en llegar a su destino a la mayor brevedad que, cuando llegó, cayó agotado y antes de morir sólo pudo decir una palabra: “νίκη” (níki, “victoria” en griego antiguo).

El maratón olímpico

En los primeros Juegos Olímpicos modernos celebrados en Atenas en 1896, los organizadores buscaban un gran evento que recordara la gloria de la Grecia antigua y surgió la idea del mito de Filípides y la Batalla de Maratón.

El primer maratón olímpico se realizó el 10 de abril de 1896 y su ganador fue Spyridon Louis, un griego que corrió desde la llanura de Maratón hasta el estadio olímpico de Atenas (40 kilómetros) en 2:58:50.

Sin embargo, la distancia fue variando a lo largo de los años, dependiendo del circuito que se utilizaba, hasta que en 1908 en los Juegos Olímpicos de Londres fue modificada.

Así, para que la carrera pudiera comenzar en el Castillo Windsor y terminar en el Estadio Olímpico, los organizadores se vieron obligados a extender la distancia a los extraños 42.195 metros.

Finalmente, en 1921 la Asociación Internacional de Federaciones Atléticas fijó en forma definitiva que, el maratón consistiría en 42.195 metros.

#SaludFísica #AdrenalinaGuiar

4 vistas