Ideario Cuahutémoc


Hoy, a más de 45 años de la ausencia del empresario y filántropo Eugenio Garza Sada, el tiempo magnifica su legado y enaltece la memoria de este gran líder.

Vivió predicando con el ejemplo, basándose en sus convicciones y en un gran compromiso con sus ideales. Sus acciones trascendieron y generaron valor para la sociedad mediante la creación de empresas e instituciones perdurables.

Su filosofía de vida quedó plasmada en el "Ideario Cuauhtémoc", grupo de principios y conceptos personales donde se representa la esencia de los valores que siguió hasta su muerte.

1. Reconocer el mérito de los demás. Por la parte que hayan tomado en el éxito de la empresa y señalarlo de manera espontánea, pronta y pública. Usurpar ese crédito, atribuirse a sí mismo méritos que corresponden a quienes trabajan a las órdenes propias, sería un acto innoble.

2. Controlar el temperamento. Debe tenerse la capacidad para dirimir pacífica y razonablemente cualquier problema o situación, por irritantes que sean las provocaciones que haya que tolerar.

3. Nunca hacer burla. De nadie ni de nada. Evitar las bromas hirientes o de doble sentido. Tener en cuenta que la herida que asesa un sarcasmo, nunca cicatriza.

4. Ser cortés. No protocolario, pero sí atento a que los demás encuentren gratos los momentos de la propia compañía.

5. Ser tolerante. De las diversidades que pueden encontrarse en la raza, color, modales, educación o idiosincracia de los demás.

6. Ser puntual. Quien no puede guardar sus citas, muy pronto se construirá en un estorbo.

7. Si uno es vanidoso, hay que ocultarlo. Un ejecutivo no puede exhibir arrogancia ni autocomplacencia.

8. No alterar la verdad. Lo que uno afirme, debe de hacerlo reflexionando; y lo que prometa, debe cumplirlo. Las verdades a medias pueden ocultar errores, pero por poco tiempo.

9. Dejar que los demás de explayen. Especialmente a los colaboradores, hasta que lleguen al verdadero fondo del problema, aunque tengan que escuchárseles con paciencia durante una hora.

10. Expresarse concisamente. Con claridad y completamente, sobre todo al dar instrucciones, nunca estorba un buen diccionario a la mano.

11. Depurar el vocabulario. Eliminar las interjecciones. Las voces vulgares debilitan la expresión y crean malentendidos.

12. Asegurarse de disfrutar el trabajo. Es muy legítimo tener pasatiempos predilectos e intereses en otras cosas, pero si se estima como un sacrificio venir al trabajo, entonces lo que se necesita es un descanso alguna otra compañía donde trabajar.

13. Reconocer el enorme valor del trabajador manual. Cuya productividad hace posible la posición directiva y afirma el futuro de ambos.

14. Pensar en el interés del negocio más que en el propio. Es buena táctica. La fidelidad la empresa promueve el propio beneficio.

15. Análisis por encima de la inspiración o de la intuición. Este debe ser el antecedente de actuar.

16. La dedicación al trabajo. Beneficia al individuo, a la empresa y a la sociedad entera.

17. Ser modesto. Si no se comprende que nada tiene que ver con el valor de la persona (automóvil, casa, lujos, etc.) y si estas cosas significan para uno más que la tarea bien y calladamente cumplida y los conocimientos para adquirirlos, entonces se precisa un cambio de actitud o de trabajo.

#BalanceMental #AdrenalinaGuiar

0 vistas