• PV

El saludo: palabras que abren puertas


El saludo, por lo general, es la primera muestra de elemental cortesía que ofrecemos cuando se nos presenta a alguien, ingresamos a un lugar, o nos encontramos con un familiar, un amigo o un simple conocido.

Es una costumbre cotidiana y sencilla que a la mayoría se nos ha inculcado desde que teníamos uso de razón, la cual encierra un gran valor para quien lo recibe y una desagradable sensación para quien es ignorado, aunque ante todos, quien niega el saludo es señalado como un individuo altanero y prepotente, que por su rudeza y mala educación se gana la antipatía de la gente.

El saludo es un gesto positivo que te engrandece como persona y el efecto en los demás es contagioso, multiplicador, sumas mucho sobre todo para aquella persona que es esquiva u hostil en el trabajo.

Un rostro agradable y un saludo de "buenos días" o en el momento del día que se esté dando este gesto de amabilidad, puede derrumbar malos humores de otras personas, puede bajar y hasta eliminar tensiones. El saludo amable es algo muy poderoso.

Toda persona que llega por primera vez en el día a su oficina lo primero que debes hacer a tu llegada es saludar a los que te anticiparon. Dependiendo del trato que tengas podrá ser un saludo persona a persona o de forma general a los presentes, siempre con voz a suficiente “volumen” como para que no pase desapercibido el saludo. Lo peor que pueden hacer es llegar al trabajo y empezar atender los pendientes sin saludar a nadie.

Todo profesional es merecedor de ese título no solo por los años que le costó estudiar y graduarse en la carrera que tanto le apasiona, sino por la calidad de gente que demuestra ser con su familia, con los amigos y con los colegas del trabajo. La transparencia, la humildad y el hacerse querer es algo sumamente positivo.

Además, decir las palabras mágicas “por favor” y “gracias”, reconocer la atención que te brinda una persona, es algo invaluable y te conduce a la admiración de los que te rodean. Te estimarán y desearán imitar ese comportamiento. Lo digo otra vez, ser amable y cordial es contagioso, ¡lo bueno siempre vence al mal!

¿Y tú qué piensas de este tema? ¿Te consideras una persona amable?

#AdrenalinaGuiar #BienestarEmocional

0 vistas