Oficina limpia y ordenada para iniciar el año


Si estás lidiando con una agenda abarrotada de actividades para el próximo año, es poco probable que la limpieza de tu oficina sea un pendiente en tu lista. Pero, poner en orden tu lugar de trabajo, lejos de ser una mera formalidad, aumenta la productividad y mejora tu actitud hacia las tareas.

Convivir en un espacio de trabajo más saludable es posible y necesario. Al igual que en cualquier otro lugar donde permaneces varias horas en actividad e interacción con otros, también debes tomar precauciones para conservar el orden y la higiene en la oficina.

Descubre 6 buenos motivos para mantener tu oficina despejada, prolija y confortable.

Más productividad

¿Cómo podrán trabajar eficientemente rodeados del caos administrativo y el desorden en que está sumida la oficina? ¡Imposible! La organización y limpieza del ambiente laboral son factores esenciales para proteger la salud física y mental de los colaboradores, y a su vez mantenerlos activos.

Una encuesta reciente de Staples US detectó que la productividad de los empleados se reduce a la mitad si sufren molestias o enfermedades ocasionadas por malas condiciones de trabajo. Por eso, es fundamental el aseo y la desinfección adecuada de baños, cafeterías y aquellos sectores de mayor tránsito, con especial énfasis en las áreas comunes o donde se comparten equipamientos entre dos o más personas.

Mayor precisión

Tener un escritorio y un espacio de trabajo ordenado también trae sus ventajas. Mantener la prolijidad, sin embargo, no pasa por que estés constantemente acomodando; por el contrario, lo importante es que asignes un lugar a cada cosa y así evites la pérdida de tiempo que supone buscar archivos por todos lados (y con apuro).

¿Sabías que encontrar documentos o material de oficina en un espacio desorganizado toma, por lo menos, 5 minutos por día? En un mes habrás invertido una hora y media tratando de localizar aquello que necesitas, sin contar la energía que supone el estrés y la confusión mental de antes y después.

Menor índice de lesiones relacionadas con el trabajo

Contar con un lugar específico para cada uno de los elementos de tu oficina (sean carpetas con papeles, materiales, libros o informes, entre otros) y asegurarte que estén guardados en forma detallada, y con base en algún criterio de clasificación, es esencial pero no suficiente.

Además, tu espacio debe estar despojado, apto y dispuesto para cumplir con tres requisitos fundamentales: ser agradable a quienes lo visitan (en su mayoría, clientes o proveedores), funcional para todos los que trabajan en él y, principalmente, seguro.

Ubicar las máquinas y todo el equipamiento que necesites para llevar a cabo tus actividades laborales en el lugar correcto disminuye las posibilidades de lesiones y accidentes de trabajo, y por ende, tu responsabilidad legal en caso de que un empleado, cliente o proveedor corra con esa suerte.

Disminución del ausentismo

Según datos de la Universidad de Arizona, los escritorios contienen 400 veces más bacterias que el asiento del inodoro. Combatirlos es ganar en salud y, para hacerlo, solo tienes que aplicar las medidas de limpieza y saneamiento necesarios.

Dependiendo del tipo de germen, algunos pueden vivir en las superficies hasta 72 horas, tiempo más que suficiente para propagarse y poner en riesgo la salud de tu equipo de trabajo. Por eso, alienta a tus empleados a usar toallas desinfectantes para escritorios, teclados de computadoras, teléfonos y aparatos en general.

#AdrenalinaGuiar #SaludFísica #BalanceMental

3 vistas