Cómo disfrutar el día del niño siendo adulto


No dejamos de jugar cuando dejamos de ser niños, dejamos de ser niños cuando dejamos de jugar. En este mes se festeja el día del niño y debes plantearte cómo podrías disfrutarlo de una manera original para alejarte un poco de la vida adulta tan seria, rutinaria y llena de responsabilidades.

En este artículo te daremos algunos consejos para que celebres el día del niño de una manera diferente y divertida;

Ve una película animada

Seguramente eras de esos niños que suplicaba a sus padres que lo llevarán a ver “La sirenita” o cualquier otro estreno de Disney en el cine, así que en esta festividad pon una película animada y disfrútala vistiendo tu pijama más cómoda y comiendo tu platillo favorito.

Intenta ser creativo

Cuando somos pequeños, tengamos o no talento, tratamos de ser creativos por el simple hecho de gozar el momento. Disfrázate, dibuja, canta, vístete de algo divertido, pinta en tu tablet o toma fotografías para después editarlas al estilo que prefieras. El punto es que sigas generando ideas y te diviertas haciéndolo, así como cuando eras niño y creabas historias al jugar.

Llama a tus padres

No dejes pasar la oportunidad de llamarles y contarles qué tal te va en tu trabajo, cómo te sientes o cuánto es que los extrañas. Hablar con tus papás te hará recordar ese bello momento en el que platicaban acerca de cómo te había ido después de un largo día en la escuela.

Cómprate un juguete o cualquier cosa que tu quieras

Todos tenemos nuestras filias y pequeños caprichos, pero esto no se trata de que te endeudes y compres una televisión de 60 pulgadas o un automóvil último modelo, aquí básicamente el objetivo es que te consientas a ti mismo; Cómprate un disco de tu artista favorito, un video juego, boletos para una premiare, o cualquier cosa que hayas estado anhelando durante algún tiempo pero que sin que afecte por completo tu estabilidad económica.

Juega un videojuego

Sí te gustan los videojuegos, seguramente esto ya está en tus planes, sin embargo, muchas veces por cuestiones de trabajo es difícil echarte una partidita todos los días, pero en esta festividad no deberías dejarlo pasar, se lo debes al niño que hay en ti.

Pierde la vergüenza

Una de las mejores experiencias de ser niño es que ellos no tienen vergüenza como los adultos, la vida no les ha enseñado a ser prudentes y no tienen el excesivo celo que tenemos al crecer, es por eso, que con justa razón emociónate por aquellas pequeñas noticias que alborotan tus sentimientos; Grita, canta en voz alta, baila en la oficina, abraza a tus seres queridos, exprésate.

Sé sincero

Los niños no tienen miedo de decir lo que piensan porque no razonan las consecuencias, entonces aprovecha esta fecha para decir tus pensamientos e ideas positivas que te da vergüenza decir a la gente que quieres y/o admiras.

Queda con los amigos de siempre

Llama a tus amigos más antiguos de toda la vida y queda con ellos de jugar un partido de fútbol, bascket, tenis o cualquier otro deporte o juego que ustedes solían hacer cuando eran niños. Sí no están en las condiciones físicas para hacerlo, también pueden ir por un café o una cerveza y disfrutar de una fluida conversación nostálgica.

Juega con tus hijos

Ser padre o madre es jornada completa, aunque se llegue tarde y cansado del trabajo siempre debemos estar ahí para ellos, sin embargo, esto no significa que no podamos disfrutar del momento y de su día, así que planea algo divertido que hacer con tu hijo, vayan por un helado, al cine, al parque a jugar o simplemente jueguen juntos.

Ten presente que la mejor manera de conmemorar esta celebración es sentándonos a platicar y jugar con nuestro niño interno, para así, darnos cuenta de que por mucho que crezcamos y estemos inmersos en la vida adulta, siempre podemos reencontrarnos y volver a sonreír por esas pequeñas cosas que amamos desde aquella etapa.

Y tú, ¿Cómo disfrutas de esta festividad? ¡Pónlo en los comentarios!

#DíadelNiño

0 vistas