Personalidades conflictivas en el trabajo


Mantener una comunicación abierta en el trabajo es una tarea estresante para gran parte de las personas, especialmente cuando se tiene que tratar con personalidades distintas a las nuestras. Sumado a este problema , las largas horas de trabajo, la proximidad de las fechas de entrega y el estrés laboral diario pueden hacer que estas diferencias se vuelvan imposibles de soportar, haciendo que el trabajo parezca una auténtica zona de guerra.

En este artículo te explicamos que existen 5 tipos de personalidades que pueden entrar en conflicto con sus compañeros debido a sus rasgos tan marcados, para saber cómo comportarte ante ellas sin perder el control te damos algunas recomendaciones para poder convivir y trabajar en buenos términos con estas personalidades;

Pasivos-agresivos

Lo más común cuando te encuentras con esta personalidad es que te preocupes por hacerlos sentir mejor e intentes entender qué es lo que les está molestando; Te recomendamos dejarle esa tarea a su terapeuta ya que será un trabajo bastante largo. Para trabajar con esta personalidad necesitas ser muy específico sobre qué es lo que quieres y cuándo lo quieres, ya que encontrarán cualquier ambigüedad y la utilizarán a su favor. Por ejemplo, utiliza frases como: “Necesito que llegues a las 8:55”, que es más específico que decir “Necesito que llegues temprano.” Estas personas trabajan mejor en ambientes estructurados y con procedimientos claramente definidos.

Narcisistas

Comunicarle a estas personas sobre cómo están dañando a sus compañeros y las repercusiones de sus conductas no es efectivo. Esto debido a que los narcisistas son extremadamente sensibles a la crítica, tomando las quejas como ofensas personales. La mejor forma de entregarle estas quejas, sin disminuir su productividad, es replantear las quejas de forma en la que les parezca útil. Por ejemplo, utilizar frases como: “Escuché que se quejaron porque llegaste tarde a tu junta, si te pusieras un recordatorio tal vez podrías evitar que se quejen de ti, ¿Qué opinas?” Estas personas trabajan mejor en puestos con poder debido a que lo valoran y se apoderan rápidamente de estas responsabilidades.

Chismosos

El primer paso para lidiar con una persona que crea historias es no formar parte de esta cadena de rumores y más importante, tratar de dominar tu curiosidad por enterarte de qué es lo que están diciendo las personas. La forma más efectiva para hacer que las personas con esta personalidad se detengan es hacerle saber que sus acciones están afectando a sus compañeros o a ti personalmente. De no ser confrontada de forma tranquila, este tipo de conductas son solapadas y entenderá que no hay repercusiones por crear rumores. Además de esto, tener una charla abierta y honesta con tus colaboradores sobre cómo los rumores están afectando el clima laboral es una gran forma para pedirles que no participen en estas actividades. Estas personalidades tienen buenas habilidades de comunicación y disfrutan relacionarse con las personas.

Víctimas

Estas personas son las que se quejan cuando les piden algo nuevo o si no son tomadas en cuenta. Si algo no les gusta, te lo harán saber y se quejarán con sus demás compañeros. Es importante entender que estas personas tienen problemas para expresar lo que desean y es necesario enseñarles a comunicarse de una forma asertiva, comenzando con utilizar frases que empiezan con “Yo”, como: “Yo opino","Yo me siento", "Yo creo”... El mejor lugar para estas personalidades es trabajando en proyectos aislados.

Adictos a la ira

Estas son las personas que suelen liberar el estrés laboral gritando, acusando personas o haciendo escarmentar a otras, es decir actos impulsivos como aventar teléfonos o tirar computadoras. Esta personalidad es la más complicada de tratar. Nuestra recomendación para trabajar con personas que presentan esta personalidad es establecer límites y no permitir que demuestren su enojo sin hacerles saber que sus acciones son negativas y no serán toleradas. Si estas personas no saben que tienen límites, pueden destruir la paz en el trabajo con facilidad.

Lo más recomendable es que alguien del mismo rango que esa persona o de un puesto superior hable con estas personas, si sus compañeros no pueden hacerlo recomiendo llamar entonces al departamento de recursos humanos. No importa de dónde provenga esta intervención, es importante que alguien le haga saber que está ocasionando problemas con sus reacciones agresivas.

El elemento fundamental para tratar con cualquiera de este tipo de personalidades es mantener la paciencia y la motivación de obtener una mejora continúa. Se debe actuar con inteligencia, y evitar caer en los impulsos negativos, ya que, de lo contrario solo estarías formando parte de la misma cadena que contamina el ambiente.

¿Tienes algún otro consejo para mejorar el trabajo en equipo? ¡Dínoslo en los comentario!

#BienestarEmocional #AdrenalinaGuiar

0 vistas