Bravos de León: ¡Se llevaron la casa!


León, Guanajuato.- El Parque de Baseball “Domingo Santana” ha sido testigo de grandes hazañas a lo largo de su historia. En 1979 albergó al equipo “Cachorros de León” de la Liga Mexicana Profesional. En 1981 fue casa de los “Lechugueros” y en 1983 de los “Bravos”, quienes en 1990 se coronaron campeones. Fue al siguiente año cuando la franquicia desaparece dejando a la ciudad sin un representante. En 2016, el equipo regresa para brindarle a León la alegría del rey de los deportes.

Tras 3 temporadas en el máximo circuito el legendario estadio y los Bravos de León, por segundo año consecutivo, reconocieron el compromiso y la entrega de la afición con ¡una Casa Guiar!

Desde el primer partido del año el departamento de Mercadotecnia de Grupo Guiar elegía a 10 aficionados al azar para participar en la dinámica que los acercaría al flamante premio. Cada participante debía de lanzar una pelota a una estructura que contenía un tiro al blanco. La persona que se acercara más al centro pasaría a la siguiente etapa.

Después de 60 encuentros y varias eliminatorias sólo quedaban 10 entusiastas. En el último partido como local de la temporada regular, se llevó a cabo la dinámica que revelaría al vencedor. Fue en la cuarta entrada cuando los participantes ingresaron al terreno de juego y, entre 10 pelotas adheridas a un armazón, debían elegir una por cada competidor. Las pelotas tenían leyendas distintas: cinco “regalo” y las otras cinco “casa”. Los que obtenían ésta última pasaban a la gran final.

El nerviosismo dominaba a los participantes. La ilusión de ganar una vivienda en el fraccionamiento Jardines del Río se reflejaba en sus ojos. Unos conversaban efusivamente mientras que otros mantenían silencio total.

Antes de la séptima entrada, la gente que ingresaría al campo estaba reunida. Afinando los últimos detalles, tanto Bravos de León como Grupo Guiar iban y venían en medio de una afición ansiosa por testimoniar otra gran hazaña del estadio.

Al darse la indicación, todos ingresaron al terreno de juego. La dinámica consistió en que cada competidor elegía a un jugador del equipo de Bravos quien les entregaba una llave para, posterior, dirigirse a una maqueta de una Casa Guiar e intentar abrir la puerta.

El primer participante, César Sánchez Piña, se dirigió al jugador de origen japonés, Yasutomo Kubo, quien le dio la esperada llave. Al momento de intentar girar la perilla… ¡ésta accedió fácilmente abriendo sin ningún problema la puerta! ¡Había un ganador!

Los aficionados presentes en el estadio empezaron a unirse a la felicidad de César. Los gritos y los aplausos emergieron de todos los rincones. El bullicio dando buenos deseos se hizo ensordecedor. Y no era para menos, un fan fiel de los Bravos de León se había llevado una Casa Guiar.

En entrevista con el ganador, Mauricio Martínez, presidente de los Bravos de Léon y el Arq. Ricardo Sáenz, Director Operativo de Grupo Guiar, reconocieron la importancia de trabajar en conjunto para seguir materializando los sueños de los seguidores del equipo de baseball. Felicitaron a César con la satisfacción de haber contribuido a su realización.

Por su parte, César Sánchez seguía manteniendo una gran sonrisa y lágrimas en los ojos. Acompañado de su esposa y sus tres hijos, agradeció a Grupo Guiar y a los Bravos de León.

¡Grupo Guiar cumpliendo!

¡Ve el video de lo que se vivió en el Estadio Domingo Santana!

#BravosdeLeón #GrupoGuiar

61 vistas