Colaboradores motivados, clave para aumentar la productividad


Estamos empezando la semana y probablemente el ánimo de tu fuerza laboral se encuentra alta y llena de energía, pero quizás, para el jueves o viernes muchos de los colaboradores ya se habrán agotado y estén más concentrados en organizar su fin de semana que en su trabajo.

Recuerda que se llama fuerza laboral porque debe tener un empuje constante, sí tu equipo de colaboradores no consigue tener esa energía toda la semana puede deberse a una falta de motivación.

Cuando las personas no se encuentran motivadas se vuelven menos productivas, menos creativas y menos relevantes para desempeñar sus tareas dentro de la empresa.

Así que, si te haces la pregunta, ¿Por qué es importante mantener a tus colaboradores motivados? La respuesta es sencilla, para mantener una empresa competitiva.

La buena noticia es que la pasión puede ser contagiosa. Cuando trabajamos con alguien que se encuentra motivado, nos inspira a despertar y entregarnos a lo que hacemos, así que el primer paso para aumentar la productividad en tu empresa es ¡Mantenerte motivado a ti mismo!

Motiva con el ejemplo

Si los demás te ven entusiasmado por tu trabajo como director o líder de tu área, será mucho más sencillo que ellos se contagien de esta energía y se sientan emocionados de sus funciones. Por eso es tan importante es entender ¿Qué te motiva a ti a levantarte cada mañana a trabajar?

Una vez que recuerdes qué te motiva a ti, será más fácil sentirte inspirado y podrás comenzar a preguntarte:

¿Qué motiva a mi equipo?

La motivación de cada persona es diferente, por lo que podrás tener tantas motivaciones como integrantes en tu equipo tengas. Puede haber recién casados que desean tener estabilidad económica, jóvenes que desean ahorrar para irse de viaje a conocer el mundo o incluso aquellos ambiciosos que se esfuerzan cada día por ganar un puesto más importante, todo es válido, pero nunca sabrás qué es lo que desean si no te tomas el tiempo para preguntárselos.

Estamos acostumbrados a pensar en el director como la persona que no se mezcla con los demás colaboradores para no crear un vínculo emocional con ellos y perder su objetividad, esto es un concepto totalmente ambiguo que no podemos darnos el lujo de conservar.

Pregúntale a cada uno de ellos ¿qué es lo que esperan del trabajo? Pregúntalo con un interés genuino y no te quedes con su primer respuesta, indaga cuáles son sus pasiones, cómo se relacionan con su trabajo.

Una vez que entiendas qué impulsa a cada persona a dar su mejor esfuerzo, encuentra formas de relacionarte con ellos.

El esfuerzo que coloques interesándote en tu equipo se verá reflejado en un aumento en su empuje, además, con el tiempo más personas comenzarán a replicar tus esfuerzos al observar el éxito que tu área está teniendo.

Y a ti, ¿Qué te motiva cada día en la oficina? ¡Dínoslo en los comentarios!

#BalanceMental #AdrenalinaGuiar

2 vistas