Los beneficios de tener una pareja deportista


Los apasionados del deporte pueden dar un poco de pereza, pero cuando los conocemos de cerca y nos enganchamos a su vitalidad empezamos a sospechar que los flojos eramos nosotros. Y es que tener una pareja deportista es potencialmente fantástico.

A continuación, te mencionamos algunos beneficios de compartir tu vida con una persona deportista.

Aprendes a no quemar la noche

Normalmente tu pareja deportista ha planeado un entrenamiento para la mañana siguiente y está organizado con sus amigos deportivas antes de que salga el sol, así que como mucho se tomará una copa (sin gas) y a dormir. ¿Te parece aburrido? Cuéntaselo a tu hígado.

Tienes al entrenador personal en casa

Tu pareja procurará involucrarte en su vida, y parte de su vida se llama ejercicio. Por mucho que quieras flojear en casa te resultará complicado darle la espalda al deporte. Acabarás dejándote arrastrar a la vida saludable.

Comes mejor. El estilo de vida de deportista es muy saludable

Convivir con alguien así implica hacer 5 comidas al día, desayunar fuerte, almorzar, comer fruta verduras, legumbres y cereales, merendar y cenar. El deportista no pica entre horas, y se hidrata como debe. Vas a descubrir verduras y cereales que no sabías ni que existían. En definitiva, súmate a la dieta del deportista si quieres sobrevivir sin hacer deporte.

Su inconformismo te espolea

Los deportistas acostumbran a expandir sus límites. Es la esencia del deporte. Los que corren el kilómetro en 5 minutos quieren bajar a 4,45. Los que nadan 200 metros quieren resistir hasta los 300. Afrontan retos constantes y eso les hace ser personas inconformistas, convirtiéndose así en un espejo en el que mirarse a la hora de perseguir objetivos personales. ¿Una cena con los suegros? Después de una triatlón es pan comido para ellos.

Compartes su pasión

Pocas pasiones existen tan desbordantes como el deporte. Da igual que sea aficionado o profesional, el deporte supone una fuente constante de alegrías y frustraciones. Los deportistas se ilusionan como un niño con sus logros y llora sus fracasos. Es una experiencia poderosísima, y merece la pena compartirla. Si levanta la vista en la meta y te ven animando en la grada será tuyo/a para siempre.

Compartes intimidad con un dios

No lo decimos nosotros, lo dice la ciencia. En febrero de 1999, The Journal of the American Medical Association publicó un estudio en el que se afirmaba que las disfunciones sexuales son más frecuentes entre los que no practican ejercicio con regularidad. El entrenamiento diario dota al deportista de una capacidad aeróbica excepcional de la que hacer uso en el ejercicio amatorio. Y es que el placer también se entrena.

¿Te gustaría tener una pareja deportista?

¡Cuéntanos en los comentarios!

#SaludFísica #AdrenalinaGuiar

8 vistas