El uso del aire acondicionado afecta la productividad laboral



Sabemos que la temperatura es uno de los factores que más influye en nuestro bienestar laboral. En general, se deben evitar las humedades extremas, los cambios bruscos de temperatura, las corrientes de aire, y la irradiación solar excesiva a través de ventanas o paredes de cristal, ya que, varios estudios confirman que el 81% de los colaboradores que se encuentran expuestos continuamente a estos cambios de temperatura no pueden mantener una productividad constante.


A pesar de ello, durante el verano, el aire acondicionado se convierte en punto de controversia en muchas oficinas, llegando a generar problemas de salud y de convivencia. Por eso, proponemos una serie de consejos para utilizar el aire acondicionado de la manera más adecuada posible, haciendo además un uso eficiente de estos aparatos:


AJUSTA LA TEMPERATURA ENTRE 24 Y 26º C



Es suficiente para combatir los efectos del calor, sin excesivos gastos de energía. Basta con seleccionar 5º C por debajo de la temperatura exterior para obtener una sensación de frescor.


NO ORIENTES DIRECTAMENTE HACIA LAS PERSONAS



Puede derivar en problemas de salud como los tradicionales resfriados y catarros veraniegos, faringitis, rinitis, dolores de cabeza o contracturas musculares.


LIMPIA LOS FILTROS



Por lo menos una vez al año conviene limpiarlos para eliminar el polvo, polen y gérmenes, lo que ayuda a prevenir alergias y a que el equipo funcione de forma más eficiente. Disponer de un buen plan de mantenimiento de los equipos de aire acondicionado es indispensable para que estos funcionen de una manera eficaz.


MANTÉN PUERTAS Y VENTANAS CERRADAS



Esto facilita el enfriamiento, ayuda conservar una temperatura de confort e impide el derroche de energía.


APAGA EL APARATO CUANDO NO HAYA NADIE



Puedes utilizar termostatos y relojes para regular la temperatura de los diferentes espacios y programar su tiempo de funcionamiento.

Y recuerda que, si no quieres utilizar el aire acondicionado, siempre puedes apostar por la ventilación natural y conseguir cierto efecto de frescor abriendo las ventanas y creando corriente de aire. Utilizar persianas y cortinas para que el sol no entre en la oficina también te ayudará, así como vestir con ropa adecuada, fresca y ligera.



¡Cuéntanos a qué temperatura te gusta trabajar!

2 vistas