¡Encuentra la paz interior!



Para concretar este camino de superación te damos estos cinco principios esenciales para lograr este propósito tan importante.


1. Practica el bien


La bondad está íntimamente ligada a la paz interior. Piensa en el bienestar que sientes cuando has hecho lo correcto. Por tanto, lleva este compromiso humano con la ética de la virtud a tu día a día. Las mejores acciones son aquellas que son objetivamente buenas. Recuerda que el fin no justifica los medios.


2. Vive el presente


Este es un principio básico y esencial. Estás viviendo el día de hoy, por tanto, centra tu presencia en aquello que vas a hacer en esta jornada. Tu paz interior se rompe de manera frecuente por la anticipación constante del mañana y por miedos que, en muchos casos, nunca se harán realidad.


¿Cómo llevar a la práctica este propósito de vivir el presente? Tomando decisiones relativas al día de hoy en lugar de vivir tan pendiente de que llegue el viernes.



3. Agradece lo que tienes


Tu nivel de felicidad aumenta cuando, de verdad, valoras más tus motivos de buena suerte y das menos importancia a aquello que te falta. Para fomentar la rutina de la gratitud como un valor prioritario puedes comenzar cada día enumerando tres razones por las que quieres dar gracias a la vida.


4. Cuida tus relaciones personales


Tu nivel de felicidad aumenta cuando cuidas tus vínculos sociales. Para ello, intenta construir los vínculos de apego con la familia, amistad y compañerismo desde el respeto a la individualidad de cada ser humano. Valora a cada persona por sus virtudes en lugar de querer cambiarle por sus defectos.


5. Diferencia entre aquello que depende de ti y lo que no


Este es otro de los principios básicos de la paz interior. ¿Tienes un problema que te preocupa? Entonces, ocúpate de solucionarlo. ¿Se trata de un asunto que trasciende a tu propio campo de actuación? Entonces, acepta este hecho.



Factores que impiden la tranquilidad mental y emocional



El perfeccionismo

Esa idea que te hace sentir que nada está a la altura de ese ideal que tienes en tu mente. La vida no es perfecta pero es real. Y esto es lo más importante.


El miedo a la soledad

En lugar de alimentar este miedo con pensamientos negativos, alimenta la esperanza de la compañía por medio del tiempo dedicado a las relaciones personales (cuida tus vínculos con los demás pero también contigo mismo).


Complicar lo sencillo

¿Cuántas veces te has dado cuenta de que habías magnificado un asunto en tu mente cuando en la realidad todo era más sencillo?


Compararte con los demás

Cada persona tiene su camino. Tu paz interior se rompe cuando mides tu realidad en comparación con la de otra persona. Una comparación que no solo puede ser presencial, sino también virtual.


El estrés

Es natural que existan instantes de estrés, sin embargo, no es lógico normalizar este estado emocional como si para ser realmente productivo fuese necesario experimentarlo. Los efectos del estrés crónico te alejan de la paz interior y afecta a tu salud.



Sentimientos para cultivar la paz espiritual y mental



Ilusión

Identifica aquello que te ilusiona en el día a día poniendo una atención especial en los pequeños detalles de la rutina.


Comprensión

Un ingrediente necesario contigo mismo y con los demás. Por ejemplo, en lugar de juzgarte de manera negativa, intenta comprenderte.


Esperanza

Este sentimiento te ayuda a observar la luz en el horizonte incluso en situaciones de dificultad.


Paciencia

La vida tiene su propio ritmo y este compás no siempre está alineado con tus expectativas. Aprender a esperar es una receta necesaria para mantener la paz interior.


Perdón

Necesitas cerrar capítulos no superados. Y esto pasa, en algunos casos, por el perdón como medicina necesaria para pasar página.


2 vistas