• miguel.ortiz

Navidad: Cómo evitar el estrés navideño




Ya está aquí la Navidad y el Año Nuevo, épocas del año en las que las imágenes de felicidad, amistad y familias unidas inundan los medios y las redes sociales. Sin embargo, la cara que proyectamos y que se nos publicita no siempre es la más fiel a la realidad.


Hay diferentes razones que explican por qué la Navidad no es solo una época de felicidad, sino que el estrés también tiene su amplia cuota de protagonismo. Podemos dividir estos motivos en tres grandes grupos que, en realidad, se encuentran relacionados entre sí:




  • Razones relacionadas con la situación económica: El exceso de gastos, compras de navidad, cenas de amigos, reuniones familiares, intercambios etc.

  • Los compromisos sociales: La propia sensación de obligación de asistencia a todas las reuniones que surgen en estas fechas supone un motivo de agobio especialmente cuando se tiene la responsabilidad de organizarlos.

  • El cansancio y la situación personal: Una situación forzada por los cambios de rutina constantes, especialmente en las familias con hijos, que obligan a una reorganización total de unas actividades ya de por sí afectadas por la repleta agenda social.


Para mantener a raya todas estas situaciones relacionadas con el estrés, hay una serie de puntos que se deben tener en cuenta:



  • Organización: Es importante preparar las cosas con la mayor antelación posible para evitar agobios debidos a la improvisación en el último momento. Para ello, puede ser buena idea elaborar una lista con todo lo necesario para comenzar los preparativos, incluyendo también aquellas cuestiones relacionadas con compras o menús. Utilizar internet para ahorrar tiempos y esperas, así como hacerse cargo únicamente de aquello que, de antemano, se esté capacitado para hacer.


  • Dinero: Priorizar las compras que son más importantes para cada uno y establecer unos presupuestos límite realistas con la situación económica serán las claves en estos puntos. En este sentido, cuanto más claros se tengan los regalos que se van a hacer, más fácil será mantener las expectativas de presupuesto bajo control.



  • Gestión emocional: verse sobrepasado es normal en algunas situaciones, especialmente en esos momentos familiares en los que reina el malestar y los comentarios negativos invitan a la disputa. Mantener una actitud positiva, cordial y conciliadora, centrarse en los aspectos que disfrutas y relativizar los acontecimientos ayudará a evitar estos momentos incómodos.



  • Cuidado personal: No es posible mantener un estado de actividad constante, por mucho que la agenda parezca requerirlo. Sentarse, descansar, pensar y reflexionar ayudará a ver las cosas diferentes. Por eso es esencial asegurarse de dedicar tiempo al descanso y al tiempo libre.


Poner en práctica todos estos consejos te puede ayudar al equilibrio emocional y afrontar con más garantías la época navideña.



¿Nos faltó algún consejo?

¡Cuéntanos en los comentarios!